Feed on
Posts
Comments

Fernando VII, sin duda el peor gobernante de la historia de España, sin embargo muchos de los acontecimientos que durante su gobierno ocurrieron nos son muy pero que muy familiares.

Seguramente todos al leer este título habremos pensado en la misma persona, el Sr. José Luís Rodríguez Zapatero, el peor presidente de la historia de la democracia española sin ningún tipo de duda, acompañado también sin ningún tipo de duda, por el peor presidente de la oposición de toda la democracia española, el Sr. Mariano Rajoy.

Pero dicen que un pueblo tiene los gobernantes que merece, y en verdad que estoy empezando a pensar que dicha premisa va a ser correcta, ya que aunque creamos que los españoles tenemos muy mala suerte con la casta política, nobles y reyes, ya que desde siglos atrás siempre nos ha pasado y siempre hemos hecho lo mismo.

La historia, o sea la mayoría de los historiadores de renombre han catalogado como el peor gobernante de la historia de España a Fernando VII, reyecito borbónico que lejos de ser una persona preparada para llevar el mando del país era un encaprichado sin preparación rodeado de palmeros que le hacían la corte y que llevó a España hacia atrás como los cangrejos mientras Europa caminaba firmemente hacia el futuro.

Primeramente hagamos una descripción del escenario en donde este “mediocre” antepasado de D. Juan Carlos de Borbón fue aclamado y traído por su propio pueblo. Estamos a principios del siglo XIX, estamos hablando de la época de la invasión napoleónica, de los fusilamientos del 2 de Mayo y de las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812, Cortes y constitución muy avanzadas para su época pero que, como casi siempre que cae algo moderno y vanguardista en nuestro país aparece esa “leyenda negra” que nos vuelve a hundir en el abismo de la envidias, odios e inquisiciones.

Los Españoles acabábamos de echar a patadas al invasor francés, los españoles éramos libres de elegir un futuro prometedor y moderno, de seguir los pasos de la bastilla y emular a nuestros vecinos franceses, de sacar las guillotinas a paseo y picarle el billete a inquisidores, nobles y aristócratas (como le gusta bien decir a nuestro admirado Pérez Reverte) pero no, teníamos el caldo de cultivo, teníamos los medios pero como siempre la cagamos, y en vez de mirar hacia delante fuimos corriendo a buscar un reyecito, un Borbón para que nos gobernase con mano firme, y este Borbón no era ni más ni menos que Fernando VII.

linea

Los fusilamientos del 2 de Mayo. Cuando los españoles con la sangre y las armas logramos echar a patadas al invasor gabacho, nos trajimos otro dictador que nos sucumbió nuevamente en la Edad Media. ¿Por qué no aprovechamos e instauramos un sistema de gobierno moderno donde los más capaces gobernaran? eso nos ha costado el atraso, institucional y mental que hoy estamos padeciendo.

linea

Como le gusta al españolito ondear banderitas, gritar y enardecer bodorrios reales, como le gusta ser acaudillado por cabezas que piensen por él, como ya decía Góngora con sátira “que las cosas de la política otros se encarguen”, no solo caímos en la bajeza de traernos un rey sino que encima le aclamamos con banderas e ignorancia.

Fernando VII a su llegada a España en 1814 se encontró con un país aborregado dispuesto a seguirle hacia la muerte, vistaya la necesidad de líder caudillista que parece imperar en nuestra gente (reyes, Francos, González, Aznares y ahora Zapateros) sin pensar en lo que estas personas deben de hacer, aquí no vitoreamos planes, aquí vitoreamos personas, hagan lo que hagan.

A este individuo ya se le vio el “talante” cuando en 1808 lanzó una proclama desde Burdeos (una vez destronado por Napoleón) pidiendo a los españoles SUMISION al emperador, y yo me pregunto ¿y a este personaje fue al que luego trajeron como rey? Me suena a la historia Zapatero, todos están de acuerdo en que es el más incompetente del mundo, pero se le sigue votando… en fin, talante español.

Cuando Fernando recobró la corona por el tratado de Valencia en 1813 le fue informado que debería prestar juramento a la Constitución, pero ya por entonces el país estaba dividido en dos (las dos Españas) entre los partidarios y retractores del régimen liberal surgido de las Cortes de Cádiz. Dicen los historiadores que debido a la presión a la que fue sometido por el Capitán General de Valencia, la jerarquía eclesiástica (que seguía sin dar al Cesar lo que es del Cesar) y numerosos representantes conservadores, además de demostrar que era una persona absolutista, redactó un decreto el 4 de mayo de 1814 en el que se anulaban todos los actos de las Cortes realizados en su ausencia.

Carlos, hermano de Fernando y que luchaba por conseguir el trono. De aquí vienen las famosa Guerras Carlistas y la división de las dos Españas que nos ha llevado a repetir una y otra vez una Guerra Civil que parece nunca tiene fin, sobre todo alentada y avivada con fines meramente político, unos políticos sin escrúpulos que no les tiembla el pulso en proclamar el odio por un voto.

Posteriormente por el Manifiesto de los Persas afirmó el carácter absolutista de su reinado, impugnando a las Juntas provinciales y todo el poder enmarcado de Cádiz, fueron apresados los regentes y los liberales más significativos que como corderos al matadero no opusieron resistencia. España retrocedía nuevamente a la Edad Media.

Este retroceso se ve plasmado en la vuelta a la forma del antiguo régimen absolutista, encarcelamientos masivos de políticos liberales restableciéndose las Secretarías, el Consejo Real y la Cámara de Castilla. Se restauró la Inquisición y se suprimieron el Consejo de Estado y el Tribunal Supremo, además de cerrar algunas universidades que las consideraba subversivas (está claro que el conocimiento nos hará libres), todo esto fue provocado por el propio pueblo que, ciego y tonto trajo a este dictador en vez de crear un sistema de gobierno moderno.

Como en todo gobierno absolutista (sea dictatorial o partitocrático) genera corrupción, la inmoralidad se instaló en la administración y el rey formó en torno a su persona una “camarilla” que llegó a constituir un gobierno en la sombra (¿nos suena esto?). Como respuesta a esta represión hubo numerosos levantamientos como el de Espoz y Mina en 1814 o la llamada Conspiración del Triángulo en 1816 que pretendían asesinar al rey y restaurar la Constitución.

Ya por entonces Europa iba en una dirección y España en otra, quedando palpable como en 1815 las potencias europeas convocaron el Congreso de Viena con el fin de poner orden al marasmo que había organizado Napoleón y que no fue invitada España (como se ve el aislamiento de España no viene de Franco ni de la Guerra Civil, viene muchísimo antes, carácter “español”).

En 1820 el ambiente de intrigas y ordenes incoherentes dictadas por el rey habían llegado a un punto que creaba un clima de desconfianza entre la población (¿nos sigue sonando esto a algo?), se respiraba en general un ambiente de crisis política, reflejada en los continuos cambios ministeriales que tuvieron lugar en 1818, a lo que había que unir una grave crisis económica, acentuada por la inmovilidad de Hacienda. (Lo dicho, si quitamos Fernando VII y ponemos Zapatero, y en vez de 1820 ponemos 2010 el texto es perfectamente intercambiable con la actualidad, pero que país que tropieza una y otra vez con la piedra de dejarse gobernar por los más tontos de la clase).

Fernando VII viendo que cada vez había más posibilidades de un levantamiento y una posible guerra civil, el 1 de enero de 1820 en Cabezas de San Juan, Rafal Riego proclamo la Constitución de Cádiz, restableció las antiguas autoridades constitucionales y el rey juró esta constitución (de cara a la galería) para evitar las revueltas que ya de por sí eran muy numerosas.

María Cristina de Borbón, la cuarta esposa de Fernando VII que le proporciono una descendiente, la infanta Isabel.

Y como no podía ser de otra manera en esta mentalidad española, en 1822 el fin del régimen señorial dio paso a la instalación de propietarios burgueses, más gravosos con el campesino y el pueblo llano que sus antiguos señores (en 1975 con la llegada de la democracia aparecieron de estos hasta debajo de las piedras, recordemos como las cifras de paro a principio de los años 70 eran bastante bajas mientras que en 1977 eran de más del 15%, o como cuando se instauró la Segunda República los señores empezaron a presionar a los campesinos con aquella famosa frase de “comed república” ante las protestas de hambre del pueblo, repetimos una y otra vez la misma mierda).

La instauración de este periodo liberal se generalizó por una insurrección fundamentalmente campesina contra el gobierno constitucional que tuvo tres focos, por un lado un rey que no quería la constitución y no paraba de conspirar, por otro lado los campesinos hartos de ser pisoteados y expoliados, y por otra parte la Santa Alianza, es decir, los señores de sotana.

Todo terminó el 1 de octubre de 1823 cuando Fernando VII publicó un Real Decreto por el cual se restablecía la situación anterior al pronunciamiento de Riego.

Una ver instaurado nuevamente el absolutismo, Fernando VII le faltó tiempo para ahorcar a Riego e instaurar nuevamente todas las instituciones anteriores, salvo la Inquisición. Pero si no era poco el tema otra intriga real se nos venía encima, el hermano del rey, Carlos María Isidro venía conspirando para sustituirle o bien sucederle en caso que no tuviera descendencia (¿nos suenan las guerras carlistas? Su nombre viene de Carlos, de este Carlos). En torno a esta persona, y con ideas ULTRACONSERVADORAS se formó el partido carlista o de los “realistas puros” que en 1815 dirigieron un manifiesto al pueblo español pidiendo la sustitución en el trono de Fernando por Carlos.

Las esperanzas de Carlos se vieron frustradas cuando del cuarto matrimonio de Fernando con María Cristina de Borbón (la endogamia ante todo) le proporcionó descendencia, y temiendo este que su único descendiente fuera niña se apresuró a abolir la Ley Sálica (que recordamos a todos es aquella que dice que las mujeres no pueden acceder al trono como reyes), y efectivamente, la descendencia de Fernando VII fue una niña llamada María Isabel, que fue proclamada princesa de Asturias.

linea

Las Guerras Carlistas, la semilla del odio que ha perdurado por siglos entre las dos Españas ¿Cuando dejaremos el pasado en el pasado? ¿Por qué siempre encabezonados en mirar atrás en vez de mirar hacia delante?

linea

Carlos que parecía que estaba más por conseguir la poltrona que por preocuparse por los españoles negó tal acto, reclamando la ilegalidad de la medida y sus derechos al trono. Coincidiendo con la grave recaída del rey en su enfermedad de gota, María Cristina ante el temor de una Guerra Civil, le convenció para que diera marcha atrás en su decisión. Gracias a la intervención de su cuñada, Luisa Carlota, aquel peligroso papel se destruyó y, una vez recuperado el rey, las cosas volvieron a su situación inicial. Carlos al negarse a tomar juramento a la nueva princesa de Asturias fue desterrado a Portugal.

A la muerte de Fernando VII en 1833 este nos dejó a todos los españoles un regalo que aún a día de hoy venimos padeciendo sus repercusiones. La víspera de su entierro en El Escorial, tuvo lugar en Talavera de la Reina, el primer levantamiento carlista, como decía Raymond Carr:

Con la muerte de su hermano se esfumaron los escrúpulos que no dejaban al pretendiente alentar a la rebelión armada. Creía halagüeñas sus posibilidades de triunfar en una guerra civil.

… Y comenzó la primera guerra carlista, tan guerra civil como las que posteriormente vinieron de este evento.

Y no hemos aprendido, lo llevamos en la sangre, siempre corremos a buscar un rey, dictador o caudillo para que nos gobierne ¿Es que somos incapaces de hacerlo solos? desde luego pero que esta panda no lo vamos a hacer, ya que peor es imposible.

Para finalizar solamente quiero hacer un par de reflexiones, por ejemplo ¿Qué hubiera pasado si en vez de tanta cabezonería monárquica hubiéramos mirado al frente como Francia lo hizo o la joven casi nonata Estados Unidos estaba haciendo? ¿Dónde nos encontraríamos ahora? Y sobre todo ¿Por qué estamos tan empeñados continuamente una y otra vez en restauraciones monárquicas cada vez que salimos de un periodo en que no nos ha estado mandando el rey de turno?

Está claro a donde nos ha llevado esto, y quiero hacer reflexionar como los gobiernos, liberales o no, han estado conducidos de la mano de un monarca, siempre ha habido corrupción y una especie de “gobierno en la oscuridad” que ha hecho y desecho por encima de constituciones y leyes, ya ha ocurrido y en la actualidad, por desgracia, sigue ocurriendo.

Reflexionad, ¿no es el mismo perro con distinto collar? ¿No ocurren las mismas cosa una y otra y otra vez? Creo que es hora que el pueblo español se cultive, se haga culto, piense por si mismo porque en un pueblo culto, como ya lo dijo Pérez Reverte, cosas así no pueden suceder, ya han sucedido demasiadas veces, ya hemos tenido demasiada guerras civiles por culpa de estos mediocres, ya está bien de reyes y aristócratas, sean de título o sean de partido político, ya está bien que siempre nos gobiernen los más tontos de la clase, ya está bien que España siga a la cola de la civilización moderna, ya está bien de Inquisidores e inquisiciones, ya está bien del “todo vale”, en una palabra, España necesita una reestructuración desde cero, empezando por la mentalidad del propio español y acabando por eliminar esta patochada de monarquía constitucional que como ya hemos visto, ni es democracia ni es ná de ná.

Pericogonoperro

8 Responses to “El peor gobernante de la historia de España”

  1. Alvaro dice:

    Parece que lo del pueblo aborregado viene de hace minimo 200 años, no sabia yo que venia de tan atras.

  2. luis dice:

    “España necesita una reestructuración desde cero, empezando por la mentalidad del propio español y acabando por eliminar esta patochada de monarquía constitucional que como ya hemos visto, ni es democracia ni es ná de ná”

    justamente,perico……..el problema de españa es que ESTA LLENA DE ESPAÑOLES.como nota de muestra el discurso del presidente de la II república,manuel azaña,1 dia antes de que estallara la guerra civil española:

    ¿Cómo estas cosas pasan en nuestro país y no ocurren en otras naciones?[...] Yo sé poco, pero tengo el atisbo de que en nuestro país ocurren estas cosas que no pasan en otros países porque en esos otros países han ocurrido antes muchas cosas que en España no han sucedido todavía; que en nuestro país no han ocurrido los trastornos y los choques que han tenido teatro en los principales estados europeos durante el siglo pasado, y que en nuestro pobre pueblo ha ido pasando del auténtico antiguo régimen, o sea del absolutismo monárquico, al actual de una manera débil, vacilante, sin guía, sin propósito, sin energía.¿Por qué? Por múltiples causas; o por falta de una clase media suficientemente liberal del siglo pasado; por la misma miseria económica de la inmensa mayoría de los españoles, porque para hacer revoluciones hay que estar por encima del hambre [...]; porque la cultura de los españoles haya sido en el orden político excesivamente vaga o débil; no sé. Por mil razones que cualquier crítico o historiador pueden dar a sus S.S.; pero lo cierto es que la evolución política de nuestro país no ha pasado por los grados de fiebre que en otra partes.
    .
    Manuel Azaña, Sesiones del Congreso de los Diputados
    17 de julio de 1936

    • pericogonoperro dice:

      …y siguen pasando los siglos y la mentalidad del español sigue anclada en el siglo XVI de grandes hidalguías, poco trabajo, envidia mucha y lazarillos como patrón de comportamiento, confundiendo al “pillo” con el “listo”. Chiringuito de amigos y compadres, exaltación de la mediocridad, muerte a la inteligencia, aniquilación de la ilustración, borricos al lado contrario del arado romano que mata cualquier idea de modernidad, comediante barato que interpreta toda su vida ante el vecino el cómico papel de un aparentar lo que no se es, vestido con afable vestido de amabilidad que esconde un deforme sentimiento de hostilidad, amigo de la puñalada trapera, vendedor de humo, enemigo del trabajo propio, amigo del trabajo ajeno… en una palabra, españolito de a pie.

      ¿cambiar? cuando se leen cosas como las que acabas de poner, en donde hace casi 1 siglo se hablaban de estados, acciones y situaciones CALCADAS de la actual, donde doscientos años atrás ocurría exactamente lo mismo, es muy difícil que en unos pocos años esto no cambie, y dos caminos nos quedan, sucumbir al bananerismo al cual cada día nos encontramos más cerca, o seguir como hasta ahora porque dudo que nunca, y desgraciadamente digo nunca (entendiendo nunca por un periodo de unos cuantos cientos de años) vamos a poder parecernos, mentalmente, a nuestros vecinos del primer mundo.

  3. ZACARIAS dice:

    Perico, la constitucion a la que haces referencia es “La Pepa” de 1812 y no 1808 creo, una vez finalizada la guerra de la independencia, que es cuando al poco el “Fernandito” de las narices dijo aquello de “MArchemos todos juntos, y yo el primero por la senda constitucional”, para poco tiempo despues hacer lo de donde dije digo digo diego.

    • pericogonoperro dice:

      Tienes toda la razón del mundo, en 1808 fue cuando lanzó la proclama desde Burdeos pidiendo la sumisión de los españoles para con el emperador, por eso se me debió patinar la neurona.

      Gracias por la corrección.

  4. Anónimo dice:

    El peor gobernante es Zapatero

  5. tricornio dice:

    Yo sinceramente pienso que el error de los españoles a principio del siglo XIX fué no dejar ser rey a José Bonaparte, se me podrá criticar de afrancesado pero estoy convencido que este rey impuesto por su hermano hubiera modernizado España con la mentalidad republicana francesa en cuanto a derechos y libertades de los ciuadadanos, posteriormente le hubieramos votado por francés pero la simiente de la modernización ya hubiera sido implantada, pero claro la iglesia, los válidos y aduladores de la nobleza real hubieran perdido gran parte privilegios y en consecuencia vieron en el rey felón su luz para continuar con sus prebendas, que lástima que no hubiera habido en aquella época mas Riegos.

    • pericogonoperro dice:

      España en los últimos 500 años ha estado mandada por la iglesia casposa (que muchas veces poco ha tenido que ver con la del Vaticano) y los nobles, que han antepuesto sus privilegios al bien patrio. En este país nunca ha habido un espíritu nacional como por ejemplo en los EEUU, que en cuanto sale el imno nacional y la bandera todos, los 300 millones, se cuadran ante ella. Aqui si saludas a tu bandera eres facha (salvo que juegue la selección de fútbol).

      Por eso independientemente de Pepe Botella (que casualidad el apodo del hermano de Napoleón) en cuanto echamos a los franceses… corriendo fuimos a buscar un Borbón que ni tan siquiera sabía donde estaba España…

Leave a Reply